martes, 11 de noviembre de 2008

ÉRASE UNA VEZ... LA VIDA


Resulta que estuve durante 8 años sin coger una gripe, anginas… nada de nada… y de repente, las pasadas Navidades, se abrió una “veda” de, más que enfermedades, contratiempos en la salud.

Esos pequeños hombrecillos de nariz roja que nos mostraban en “Érase una vez la vida”, osea, los virus, han encontrado ya por segunda vez la forma de atacar mi cuerpo en tan sólo 11 meses. ¡Vaaaale! Sé que tener un par de “achaquillos” en prácticamente un año no es para poner el grito en el cielo, pero a mí, me molesta. Entre otras cosas porque ya no puedo decir eso de “puff… es que como yo no me pongo mala ni queriendo”… ¡Con la chulería que yo lo decía!. Y pensaréis: “todavía lo puedes decir de vez en cuando, ¡total!, en círculos en los que no te conocen mucho no te van a pillar”… Pero ¡no!, mi honestidad y mi tendencia (absurda a veces) a no mentir, no me lo permiten… así que, a pesar de que me moleste enormemente, he de reconocer que soy humana y, hasta yo, tengo “moquillo” de vez en cuando…

Antes de ponerme mala las pasadas Navidades, echando la vista atrás, veo que la última vez que lo había estado, había sido en mayo de 2000. Lo recuerdo por una cosa graciosa que me pasó.
En ese mes, nos mudamos a vivir a nuestra nueva casa, y mi madre, en un ataque religioso que no comprendo aún (estoy segura de que ella tampoco), llamó al Padre Fran para que viniera a bendecir el “nuevo hogar”. Hasta aquí, todo normal. Para dicha “celebración” vinieron a casa la abuela, tía Mayi, tíos, primos y demás familiares. Este “ritual” (el de bendecir la casa, no el del “obligado” piscolabis que se les da a los curas cuando vienen a hacerte alguna “gracia” a casa) consiste en ir estancia por estancia bendiciéndolas, y pasó lo que a continuación describo:

Yo en mi habitación metida en la cama con 39ºC de fiebre y las amígdalas más hinchadas que los pies de Paula Echevarría (la mujer de Bustamante, para los aún no iniciados en cotilleos) cuando salío del hospital tras dar a luz. Habitación a oscuras salvo por los hilos de luz que entraban por las rendijas de las persianas casi, casi, cerradas del todo. Silencio absoluto, sólo roto por algún pequeño lamento/sollozo, ¡Ayyy!, ¡Ayyy!, con voz, por supuesto, de Carmen de Mairena. De repente, se abre la puerta y asoma una expedición encabezada por el Padre Fran con toda mi familia detrás. Don Fran iba “armado” con esa especie de micrófono de plata que salpica Agua Bendita (aunque yo más bien pensaba en ese momento “maldita agua”), y como la situación se ve que le parecía poco… ummm…ummm... ¿demoniaca? No se le ocurre otra cosa que ponerse a hablar en latín, vamos, que ni Linda Blair….
¡Claro! No hay más que conocerme un poco para saber los esfuerzos que tuve que hacer para no empezar a babarme, intentar dar vueltas a la cabeza (sólo intentar) y sacudirme en la cama como una poseída… ¡qué pena! ¡hubiése estado genial!

Bien, transcurridos 8 años tras el suceso, me dieron unas anginas de órdago, de las cuales por cierto no me enteré hasta que un día tras cepillarme los dientes, al pasarme el hilo dental, dije “¡uy! ¿Y eso blanco?”. Sí, así soy yo. Efectivamente eran unas “peasso” placas del copón que se tradujeron en 10 días de augmentine 850. Eso sí, ni una milésima de dolor. ¡Lo juro!

Y ahora, a punto de cumplir un año sin ponerme mala, cojo un estúpido catarro de bronquios, parece ser… y digo “parece ser” porque aún no sé qué es lo que tengo. Ayer decidí ir al médico de Imesa porque como la Seguridad Social no atiende por la tarde, (¡Total! ¡Pa´qué!)… Después de preguntarme qué me pasaba y responderle yo con un “quasi perfecto” autodiagnóstico, me ausculta y me dice: “¡uy, si!, si que tienes cogidos los bronquios”. Lo siguiente que dijo fue: “¿Tienes alergia a algo?”, a lo que le respondí que no. Y su tercera y última manifestación fue: “vas a tomar estas pastillas cada 12 horas y este sobre cada 24”.

Todavía estoy esperando a que me mire la garganta, me dé el diagnóstico, me cuente que lo que me está dando son antibióticos y sobre todo, que cuando vaya a la farmacia no ponga la cara de panoli que 15 minutos después pondría cuando al preguntar “¿Cuánto es?”, me respondieron “48 euros, por favor”.

16 comentarios:

obaobab dijo...

mi manto!!!! muchas cosas que comentar...
lo primero, me hubiera encantado ver la imagen de Don Fran bendiciendo tu casa seguido de toda la familia y tú, pobre, en la camina jajjaja.
y.....(se me olvidan las cosas)ahhh que estate tranquila por ponerte mala, no es plato de buen gusto para nadie pero tú fíjate en mí, y consuélate, que cada poco estoy mala.

Soy la "señora patógena". Cuando no es una contractura, es una vomitona, o dolores extraños o me tiro por las escaleras, o.....
de todo un poco, jejje.
Parece mentira que pertenezca al mundo de "sanitarios", necesitaria uno cerca d emí las 24 horas del día....
en fín, voy a ponerme con una nueva teoría que estoy elaborando. Ya me comentarás...

Besu

LaNuri dijo...

Bueno bueno bueno... te situo.

Toy en el salon con tu primo al lao despollada de la ris mientras que el pasa apuntes, vamos que le falta un plis pa mandarme a tomar por el orto. No me digas eso de no incordies a mi primo que e estoy portando muy bien y ayudandole mucho y siendo muy muy buena asi que no me riñas. Este finde marcho a Salamanca pero vuelvo el domingo asi que el lunes te llamo y tomamos aperitivo. Un besito maligna y cuidate mucho.

Ginger dijo...

Por partes:

Obaobab, cuando quieras te repito la situación, aunque no acaba de salirme bien lo de la vuelta de cabeza entera. Pero ya sabes, con la práctica se llega a la perfección.
Me encanta lo de Señora Patógena y lo de tirarte por las escaleras, jajajja...
Ahora mismo me voy a leer tu teoría.
Miles de besos!!!

A ver, Lanuri, Efectivamente, pórtate bien y no le distraigas. Ya sé que le has pasado el trabajo que yo le hice a limpio, así me gusta, eso está bien!
Cuando vengáis Poirot (nuevo diminutivo de Hombrepuero) y tú de Salamanca, llámame.
Cuídate mucho también, besinossss!!

Helena dijo...

Hola, oye, al final vienes el jueves?
Si es así, cuando vuelves a Llanes?
Es que voy a ir este finde, y creo que mis compis no van, así que si puediese ir contigo sería perfecto.
BUeno ya me dirás.
Un besito, y nos vemos!

obaobab dijo...

tengo algo para tí......
¿QUé será? ¿Qué será????????
tatattatatatatatatataaaaaaaaaaaaa

Ginger dijo...

Hele, tras nuestra coversación telefónica posterior a tu comentario, quedamos entonces hoy, ok? Hablamos por la tarde...

Besinos!!

Ginger dijo...

Ineti, me muero por saber qué es!!!! Quedamos entonces por la tarde... te llamo.

Besos mil

Helenita dijo...

Una velada perfecta la de ayer.
Muchisimas gracias por todo!
Besinus en las carrilleras!

Ginger dijo...

Como dicen los viejos: "gracias las que os adornan" o "las gracias pa´los curas"...

Muchas gracias a vosotras por la compañía... habrá que repetir!!

Besinos para tí también (jejeje, muy bueno lo de "en las carrilleras")

obaobab dijo...

sabes que trabajo 15 días en navidades en la residencia de Llanes??? si si, que bien!!!!

Ginger dijo...

Qué bien Ineti!! Estás contenta? Me imagino que sí porque así estás aquí en Llanes en Navidad (y nos podemos ver) y te sacas una perras... me alegro! Ya me contarás con detalles en vivo y en directo...

P.D. podemos darles "Telo 600 mg" a ver qué pasa?:)

Anónimo dijo...

hola!es una prueba besin!

Covi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
obaobab dijo...

no actualizas nada eh....
sé por qué es: quieres superar mis 12 comentarios en entradas anteriores......
ya tienes 14 con este, (creo) así que venga,a darle al teclado....
(por cierto habrá límite de comentarios? tenemos que probar....)
besin

Anónimo dijo...

Echandote un ojo al blog... q no hay actualizacion y luego me riñes a mi... me di cuenta q mi comentariod e ayer quedo en el del otro dia!!! si es q todo sale al reves!! en fin te dejo un besin x aki!soy covi lo hago anonimo q es mas rapido!

Helenita dijo...

Estoy de acuerdo con Inés
¡No actualizas para lograr record en comentarios!
jajajajajaja.
Venga hombre, ya está superado, ahora a escribir!

Un besin